10 maneras de comenzar el año laboral con el pie derecho

10 maneras de comenzar el año laboral con el pie derecho

El inicio de año es un momento adecuado para aplicar cambios que nos lleven a mejorar nuestro rendimiento, pero también a mejorar cómo nos sentimos y nuestra calidad de vida en general.

Aprovecha el inicio de este ciclo para aplicar algunas acciones que te ayudarán a arrancar con el pie derecho tu año laboral. Sigue los siguientes consejos:

Cierra el año anterior

¿Estás arrastrando pendientes del año pasado? Este es el momento indicado para desecharlos. Revisa si esos pendientes son imperativos y urgentes; si puedes desecharlos, es hora de dejarlos ir, si no puedes hacerlo, este es el momento para resolverlos. No cargues de más en este nuevo año, entra ligero y con agenda vacía para lograr más.

Organízate y elige un sistema

¿Cómo es que organizas tu tiempo? Si ya tienes algún sistema de organización de tiempo definido, sigue con él, pero si no es así, tómate un par de días para buscar apps, sistemas de organización en papel como bullet journal, el calendario de tu celular o una tradicional y confiable agenda. Lo importante es que te sientas cómodo con una herramienta que te ayude a dividir, organizar y administrar tu tiempo y actividades, esto hará gran diferencia en tu productividad.

Equilibra tus horas de sueño

La fiestas, reuniones familiares, vacaciones, fechas de cierre en el trabajo; todas estas actividades pueden hacer que tus ciclos de sueño ahora sean un desastre. Afortunadamente, nuestro cuerpo es fácilmente reprogramable. Durante estas primeras semanas, haz el esfuerzo de regresar a tu horario habitual, seguramente te costará trabajo los primeros días, pero una vez que retomes el hábito te sentirás mucho mejor descansando lo suficiente y listo para arrancar cada día muy temprano.

El cuerpo es primero, ¡cuídalo!

No solo se trata del sueño, sino también del ejercicio y la alimentación. Los períodos en donde rompemos la rutina, como las fiestas decembrinas, aunque le hacen muy bien al espíritu y la mente, pueden dejar al cuerpo agotado. Nuestro consejo no es entrar a una dieta extrema ni inscribirse al gimnasio solo porque sí, se trata solo de poner atención, cuidar el balance de nutrientes en lo que comes, aprovechar una subida y bajada de escaleras; pequeños detalles que te devuelvan a una rutina más estable para tu cuerpo.

Balancea tus cuentas

Tanto tus cuentas personales como las de tu organización, es importante revisarlas iniciando el año para ver con qué tienes que trabajar. ¿Hay deudas?, ¿hay facturas por pagar?, ¿o por cobrar? El conocer a fondo el balance con el que iniciamos el año nos da una perspectiva clara de qué hay que hacer durante los primeros meses para resolver, crecer o estabilizar situaciones.

Define metas concretas

Metas no es lo mismo que propósitos, las metas son más que intenciones, tienen que ser acciones concretas y realizables que podamos definir y escribir en una o dos líneas. ¿Ya sabes cuáles son verdaderamente tus metas de este año?

Tómate unos momentos para plasmarlas en papel y no las pierdas de vista, deja esas frases puestas al inicio de tu agenda, en un post-it en tu computadora o en algún lugar visible, esto ayudará a que recuerdes el por qué de tu trabajo todos los días.

Reactiva a tu equipo

Cuanto antes puedas ponerte de acuerdo con tus colaboradores, mejores serán los resultados de este mes. El trabajo de cada colaborador no será efectivo hasta que que no esté alineado con las metas de la organización, así que, toma esto en cuenta y agenda una junta general de inmediato.

Administra tu tiempo

Definitivamente no sabemos qué pasará cada día del año, pero si hay días que podemos prevenir, como los días festivos y de asueto oficiales. También puedes ir agendando fechas para cumplir objetivos, entregas de reportes importantes y juntas que sepas que puedes apuntar desde ahora.

No te abrumes

A veces la posibilidad de un nuevo comienzo donde deseamos hacer las cosas mucho mejor que antes puede ser abrumadora, sin embargo, recuerda que no tienes que hacerlo todo el primero de enero, no pasa nada si parpadeas y ya estás en febrero, es normal que no te de tiempo para hacer todo lo que deseas hacer.

Recuerda que los inicios son relativos, y siempre que quieras y necesites comenzar de nuevo, puedes hacerlo, no importa el día del año.

Inicia positivo

¡La parte más importante! Sin tener claro lo que venga, afrontarlo con una actitud positiva cambiará todo el panorama para bien. Además, ser agradecido, abierto y positivo siempre es una actitud que se contagia rápidamente en un espacio de trabajo; antes de apuntar en tu agenda y de comenzar la dieta ¡abre el día con una sonrisa!

Déjanos tus comentarios, ¿qué te parecieron estos consejos y qué consejo le darías tú a los demás?

Comentarios