Retroalimentación efectiva: convierte el alto nivel laboral en un objetivo

Retroalimentación efectiva: convierte el alto nivel laboral en un objetivo

La retroalimentación o el feedback es información útil o crítica, en general, por el trabajo realizado de manera individual o como parte de un equipo. ¿Qué contiene? Comportamiento realizado y comportamiento esperado. ¿Qué ofrece? Mejoramiento continuo.

Supongamos que iniciamos un entrenamiento físico desconocido para nosotros, creemos imitar bien las posiciones y ejercicios que nos enseña el entrenador, pero constantemente nos alinea el cuerpo y nos recuerda cómo debemos respirar para evitar lesiones y mejorar el trabajo del cuerpo, ¿por qué habría de ser diferente en la esfera laboral?

Nunca es fácil recibir retroalimentación para nadie, pero en la medida en que haya una buena crítica en conjunto con una buena escucha, lograremos mejorar el desempeño en lo individual (colaborador) y en lo general (la organización entera). La apuesta es por el diálogo honesto y abierto. Hay que recordar que la retroalimentación siempre debe ser respetuosa, y quien la emite debe ser empático, pues de no ser así, se corre el riesgo de caer en el extremo y desanimar a nuestro equipo de colaboradores.

Sin retroalimentación no hay motivación

Que nadie diga nada sobre el trabajo realizado no siempre es bueno, el mensaje que se lee es que las labores hechas no son valoradas —ni para bien ni para mal—. Quien recibe impresiones sobre cómo mejorar sus quehaceres y ser tomado en cuenta en decisiones que atañen a la empresa entera hará que se sienta parte de la organización, aceptado y cuidado. Los comentarios de clientes y colaboradores cercanos son de gran importancia: aquí también juega un papel importante el reconocimiento, compañero fiel de la retroalimentación.

Enseñanza continua

Algunos líderes de organizaciones esperan que los colaboradores todo lo sepan, nada más diferente de la realidad. Cada empresa es un mundo y cada mundo tiene sus propias reglas, así como un modo particular de trabajar que no se conoce sino a través de la enseñanza. La retroalimentación debe estar presente siempre para alinear los objetivos, mejorar las relaciones entre colaboradores, crear estrategias, desarrollar ideas y mejorar servicios. Lo anterior no se limita a los trabajadores de nuevo ingreso, si algo caracteriza a la retroalimentación es su constancia y permanencia.

Una mirada alternativa

En muchas ocasiones realizamos un trabajo o una acción tan mecánicamente que al recibir información desde otra perspectiva se abre ante nuestros ojos una manera diferente de ver el mismo trabajo, los mismos hechos, incluso logramos vernos de distinta forma a nosotros mismos, eso logra la retroalimentación que como un espejo pone a reflexionar a quien la recibe y se abre al cambio.

Contra el desánimo y el conformismo

Algunas veces ni nosotros mismos somos capaces de ver nuestro potencial, por lo que el líder de un equipo tiene que jugar varios roles, incluso hace las veces de coach con su equipo, alienta y empuja a sus colaboradores. Algunos necesitan un mayor esfuerzo y otros no tanto, sin embargo, todos necesitan retroalimentación, incluso puede promoverla en el grupo para que entre todos se animen a ser mejores cada día. Si los colaboradores no son capaces de observar el estancamiento en que se encuentran, la retroalimentación es una gran herramienta para generar conciencia de ello.

¡Apuesta por el diálogo abierto y honesto! ¡Apuesta por la retroalimentación!

Y Armstrong puede ser un gran aliado para apoyarte en el proceso de retroalimentación de tu empresa, ya sea con plataformas o con consultoría especializada.

¡Pregúntanos cómo lograrlo!

Comentarios