Maneras de dividir la vida personal y la vida laboral

Maneras de dividir la vida personal y la vida laboral

Encontrar el balance entre nuestra vida social, familiar, personal, laboral y de pareja es una meta para todos los seres humanos, sobre todo cuando se debe lidiar con la presión del trabajo cualquiera que lidie con la falta de tiempo y la presión del trabajo.

La clave es la organización. A partir de prácticas que te ayuden a dividir los momentos, puedes ir separando tus pendientes y actividades para que no se mezclen y te permitan estar presente y tranquilo en tu vida personal, y atento en tu vida laboral.

 

Te dejamos estas recomendaciones que puedes ir aplicando día con día para dividir los momentos y fluir mejor con todos los aspectos de tu vida:

Marca las divisiones

Si quieres hacer una división clara, puedes recurrir a acciones y “rituales” que determinen el final de una actividad para dar paso a otra. Buenos ejemplos son hacer un cambio de ropa al llegar a casa, apagar el teléfono en el trabajo o alguna manera que le recuerde a tu cabeza que ya se realizó ese “cambio de ambiente”.

Haz deporte

Para cortar el tren del pensamiento y liberar el estrés del día, una excelente opción es practicar algún deporte al salir de trabajar. Esto no solo te permitirá liberar tensiones, sino que en definitiva ayudará a despejar tu mente y dar paso a tareas o compromisos sociales y de tu vida personal.

Ponlo en papel

Una sola persona puede jugar distintos papeles a la vez y esto llega a ser difícil y cansado. Empleador, colaborador, líder, estudiante, hermano, pareja, padre, y muchos otros. Definirlo y poner en papel todas las áreas de tu vida puede ayudar a dar claridad y orden a las actividades de cada área. Haz una lista de todos los roles que aplican contigo y decide en qué orden y con qué prioridad los abordarás.

Aprovecha los momentos

Dedicar un momento al día para comer y despejarte es indispensable para recargar energía y desconectarte de tus labores. Evita comer en tu lugar de trabajo y no te saltes las comidas, dale su tiempo y espacio a tu bienestar.

Delega si es necesario

Si cuentas con un equipo, asegúrate de asignarles una cantidad razonable de tareas, en lugar de tratar de hacer todo tú mismo.

Conoce tus distracciones y minimízalas

Todos tenemos distracciones: redes sociales, chatear o enviar textos a nuestros amigos, jugar, ver televisión, entre otras. Cuando estés trabajando, asegúrate de minimizar distracciones potenciales y concentrarte en tus actividades. Entre menos te distraigas, más rápido terminarás y podrás pasar a tu vida personal para relajarte sin distraerte del trabajo.

Detecta el desbalance

Cuando estés demasiado ocupado con las tareas laborales y no le estés dando el tiempo necesario a tu bienestar, familia, amigos o comunidad, detente a reevaluar el equilibrio. Si no estás seguro de qué tan bien balanceado estás, pregúntate ¿estoy dedicando tiempo a mi? ¿He faltado a eventos sociales importantes por trabajo? ¿He estado enfermo o tengo cansancio extremo? ¿Cómo está mi rendimiento laboral? Las respuestas pueden darte la guía para mejorar.

Aunque hay maneras de mejorar la administración de nuestros tiempos para poder hacer todo lo queremos, hay que recordar que no tenemos “vidas” ni “tiempos”, sino que es una sola vida y un solo tiempo ¿a qué se refiere esto? A que pensemos nuestras acciones diarias de manera integral, trabajar en nuestra capacidad de poder hacerlas convivir y armonizarse sin tener que separarse.

¿Tú cómo haces para dedicar efectivamente tu tiempo laboral y personal?

Comentarios

CLOSE
CLOSE
LiveZilla Live Chat Software