¿Por qué la equidad y diversidad son parte del crecimiento empresarial?

¿Por qué la equidad y diversidad son parte del crecimiento empresarial?

 

La diversidad e inclusión en una empresa se trata de crear una cultura organizacional lo suficientemente fuerte para comprender las diferencias de cualquier tipo, con programas que aseguren el bienestar de los colaboradores, y donde exista un ambiente en el que la comunicación sea abierta y efectiva sin importar qué o quién es el receptor.

Las empresas de todo el mundo tratan cada vez más de valorar la diversidad, no solo de manera retórica, sino en sus actividades como empleadores, clientes y dirigentes comunitarios. El éxito en la gestión de la diversidad en el lugar de trabajo se considera cada vez más como una parte esencial del resultado empresarial.

En el pasado, la idea de diversidad era bastante cerrada. En las políticas empresariales solo se establecía que “las minorías” tenían derechos y oportunidades laborales, pero esto no decantaba en acciones reales y concretas en las empresas.

Afortunadamente gracias al desarrollo y cambio social de estos grupos específicos, comunidades, etnias, diversas edades, países, han transformado la presión que ejercieron, en acciones que ahora se integran a todos los campos de trabajo, privados, públicos e independientes. 

Gran parte de estas acciones tienen que ir sostenidas también de una cultura de inclusión en las empresas. La diversidad no puede desarrollar su potencial completo en espacios que no cuenten con ambientes de respeto y entendimiento, en resumen, inclusión. 

Y aquí empieza la diferencia entre las empresas que cuentan con ambientes diversos e inclusivos y las que no, y la diferencia en el desarrollo de ambos tipos de empresa. 

  1. Un espacio laboral en el que la cultura es de inclusión, está hablando de un sistema en el cual, aunque los objetivos son comunes, el desarrollo de talento debe ser personalizado. El hecho de que sea personalizado lo hace entonces, mejor y más puntual que uno genérico. El desarrollo de talentos dentro de empresas inclusivas genera mucho mayor valor para la empresa y, por ende, mejora la productividad y el cumplimiento de objetivos. 
  2. En espacios inclusivos se personalizan tanto los beneficios como los reconocimientos, por ejemplo, entendiendo la psicología de una generación X y las diferencias con la millennial o la centennial. Al analizar y estudiar bien los motivadores de cada grupo de personas, el desarrollo de lealtad y de retención de talentos puede mejorar enormemente. 
  3. Un espacio de diversidad es un espacio que no dejará de aprender. El trabajar en equipo con colaboradores de características distintas hacer que todos los involucrados adquieran perspectivas que en equipos no diversos no tendrían. Un espacio de inclusión permite la innovación y el aprendizaje constante en el día a día. Pensar afuera de nuestra perspectiva y poniéndose en los zapatos del otro se vuelve algo automático y necesario para relacionarse en empresas con diversidad. 
  4. La construcción de una cultura inclusiva permite que la diversidad en las empresas pueda desarrollar igualdad de oportunidades, tanto en el día a día como a mediano y largo plazo en una carrera profesional. Así entonces, líderes y directores de cualquier tipo de grupos, preferencia, nacionalidad y/o género, puede ser la cara de la empresa o de un grupo, mostrando al exterior los valores que la empresa quiere dar a conocer.

Estos son apenas algunos de los factores importantes, necesarios y clave para ser una empresa competente actualmente. La diversidad e inclusión empresarial son actitudes y valores que ya deben estar implícitas en la formación de una empresa. 

¿Tu organización es inclusiva? ¿Qué le falta para serlo?

Comentarios

LiveZilla Live Chat Software