¿Cómo trabajar con un colaborador incompatible?

¿Cómo trabajar con un colaborador incompatible?

 

Una de las funciones del área de Recursos Humanos es reclutar a las personas adecuada para cada puesto, sin embargo, existen ocasiones en que las personas en ciertos equipos son incompatibles. Por más que las capacidades de alguna persona sean las adecuadas, a veces su actitud puede provocar roces o problemas en el espacio de trabajo. 

 

¿Cómo podemos trabajar con esas personas que sí funcionan laboralmente pero que simplemente no son compatibles? Aquí algunas ideas y consejos para trabajar con todo tipo de personas, en especial, con quienes no nos identificamos.

Acepta la incompatibilidad: ignorar la situación no lleva a ningún lado. Cuando alguien no está funcionando correctamente en un espacio o equipo, hay que tomar consciencia y acción; de otra manera las cosas pueden escalar a un problema grande que afecte a la empresa y a los involucrados. 

Empatía, conoce los puntos de vista: si uno siente que las cosas no están funcionando ¿cómo se sentirá la contraparte? Primero, intentar ponerse en los zapatos del otro, es un gran ejercicio para mejorar la comunicación; pero también el hablar y preguntar ese punto de vista a otra persona, puede esclarecer mucho la situación.

Flexibiliza los espacios de encuentro: ya sea que tú estás resolviendo algo entre dos personas, o tú eres una de las personas en conflicto, intenta que los momentos en los que tengan que trabajar en conjunto, se cambie la rutina y la manera en la que se organizan y se comunican, intentar nuevas dinámicas puede ser de mucha ayuda. 

Genera dinámicas de integración: tanto con esa persona como con el resto el equipo o colaboradores. A partir de ejercicios hechos específicamente para este tema, es que puedes mejorar o limpiar los canales de comunicación y trabajo con todas las personas.

Toma en cuenta otras alternativas: algunas veces por más que se intente, un colaborador puede evolucionar de ser alguien incompatible a ser un colaborador tóxico. Si la actitud permea la forma de trabajo y genera más conflicto que productividad, hay que tomar como posible la opción de terminar la relación laboral. La actitud es gran parte del talento de una persona.

¿Cómo evitar a los colaboradores tóxicos e incompatibles?

Dinámicas de integración preventivas: genera acciones de integración desde la inducción de nuevos colaboradores y como un ejercicio recurrente para todos en el trabajo.

Trabaja un sistema de buddys o mentores: la socialización uno a uno, la motivación y el apoyo entre mentores o compañeros clave, puede hacer la diferencia en cuanto a la integración de nuevos colaboradores en la empresa. 

Canales de comunicación: abre espacios anónimos para obtener retroalimentación sobre los colaboradores, lo cual puede ayudar a detectar algún conflicto entre colaboradores, para que se atienda oportunamente.

Beneficios por socialización: como estrategia de employer branding, así como incentivo para la integración de equipos, tener un sistema de beneficios al formar parte de los eventos sociales y talleres de integración, puede apoyar la prevención de problemas. 

¿Tú has tenido problemas con algún colaborador? ¿Cómo resuelves los conflictos sociales en el trabajo?

Comentarios

LiveZilla Live Chat Software