Armstrong
Buscar
55 5212 1020
Buscar

Los colaboradores y el crecimiento de tu empresa

Armstrong

El 22 de junio se inauguró el 1er Foro Crece tu Empresa que tuvo lugar en el recinto ferial oficial de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Expo Reforma, y Armstrong estuvo presente.

Este primer evento —organizado por la Canaco en conjunto con la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh)—, ofreció ocho conferencias con el objetivo de ayudar con conocimiento y herramientas a los emprendedores y directivos asistentes.

Y como parte de nuestras funciones de apoyo al crecimiento de las empresas queremos destacar algunos apuntes de la conferencia dada por Alejandro Nava, Ingeniero Industrial, consultor empresarial y coach de negocios: “Los cuatro pilares estratégicos para aumentar la productividad”, un tema altamente relacionado con los recursos humanos, ya lo verán.

La diferencia: el compromiso

Alejandro comenzó su conferencia recordándonos el caso del Costa Concordia, sí, aquel crucero que en 2012 encalló frente a la isla Giglio en la Toscana por una negligencia de su capitán, el italiano Francesco Schettino, quien —todos sabemos— abandonó la nave antes que nadie y se perdieron 32 vidas. Por otra parte, Nava nos contó el caso de Gonzalo Miguel Rivas, el empleado de una gasolinera en la Autopista del Sol, quien en medio del caos creado por una marcha de normalistas, intentó sofocar las llamas de unas bombas molotov lanzadas a las despachadoras de gasolina. Mientras lo hacía, una garrafa llena de combustible explotó quemándole 35% de su cuerpo; 20 días después murió.

“¿Qué es lo que hace que una persona, en un momento particular, abandone una nave? ¿Qué es lo que hace que una persona, en un momento particular, esté dispuesta a dar su vida?”, pregunta Alejandro. Schettino debe tener un gran currículum, Rivas probablemente no, ¿qué los diferencia? El compromiso. ¿Cómo hacemos para tener a alguien como Gonzalo Rivas entre nuestros colaboradores?

Niveles de compromiso organizacional

Es importante identificar primero el nivel de compromiso tanto de los líderes como de los colaboradores de nuestra organización, todos nos encontramos en alguno. Incluso los dueños y socios.

  1. Rebeldía o renuncia. El colaborador enojado que nada le parece y todo le molesta, pero no se va.
  2. Obediencia selectiva. El colaborador apático al que debemos empujar o jalar todo el tiempo.
  3. Cumplimiento aceptado. Se trata de un buen elemento, hace lo que se le pide, pero no tiene iniciativa.
  4. Iniciativa cordial. Aquel que te regala sus ideas, sus iniciativas, su trabajo y tiene iniciativa.
  5. Compromiso de corazón. Ama lo que hace y ama el proyecto, el propósito y la causa de la empresa.
  6. Entusiasmo creativo. Aquella persona que vive su mejor momento profesional con la organización, proyecta pasión y entusiasmo.

Que surja el alma a tu empresa

Una vez identificados los colaboradores comprometidos con los que no, debes darle una segunda vuelta a la misión de tu organización, el propósito trascendente de tu empresa para poder entusiasmar con ella a tus colaboradores. “No sale en una tarde de otoño, a las carreras en un café. Se trabaja, se genera, es el alma. Tiene que ser lógico y emotivo. ‘¡Cambiamos el mundo!’, ‘Ajá, ¿cómo?’. Aterrizado, emotivo, impactante; verbo en presente. Que energice a las personas y digan ‘yo quiero trabajar ahí’”, comenta Alejandro.

Nos regala el ejemplo del producto israelita SodaStream, que ofrece la tecnología para producir tu propio refresco en la comodidad de tu casa, de hecho así fue como lo dieron a conocer. A pesar de los esfuerzos no tenía éxito. En 1998 se fusionó con otra empresa y crearon el alma del producto: ecología. SodaStream te permite no sólo hacer tu refresco sino reducir el uso del pet, así como disminuir las emisiones generadas por los camiones repartidores de refresco; es un “activo verde”. Una familia puede desechar hasta 10,659 botellas al año. SodaStream, al obtener su misión trascendental ya no vende sólo refresco, vende la oportunidad de no contaminar. Éxito absoluto: “propósito trascendental”. ¿Qué nos enseña esto? Que para poder tener colaboradores comprometidos, los líderes deben replantear su misión para inspirar a sus integrantes. Todos queremos ser parte de un proyecto grandioso.

colaboradores


© 2019 Armstrong Intellectual Capital Solutions, S.A. de C.V. | Todos los derechos reservados