8 cosas que siempre puedes mejorar como líder

8 cosas que siempre puedes mejorar como líder

Los pilares de cómo ser un buen líder siempre serán los mismos, y siempre se tendrá algo que aprender y mejorar.

Por ello, si eres líder de un equipo, no bajes la guardia y continúa fortaleciendo tus habilidades y competencias. Predicar con el ejemplo es fundamental, y si quieres que tu equipo crezca y mejore, también debes hacerlo tú.

Te compartimos algunos consejos a tomar en cuenta para seguir desarrollando tu potencial de liderazgo tanto en el trabajo como en tu vida diaria.

Inspirarte para inspirar

La inspiración y la pasión por las cosas que hacemos es un recurso que puede agotarse, y que en ocasiones debemos recuperar para hacer las cosas con esa energía y cariño que marcan la diferencia.

Dentro de tus tareas como líder, haz espacio para inspirarte. Ver una película, un documental, leer un libro, tomar algún curso, ir a una conferencia, hablar con personas que admiras. Estas actividades te llenarán de inspiración para que puedas aplicar en el trabajo y contagiar de la misma manera a tu equipo.

Rodearte de positividad

Mucho hemos escuchado que “la actitud es todo”, y la frase no está para nada equivocada. Ser líder también significa seleccionar a tu equipo y fortalecerlo para que se convierta en uno cada vez mejor.

Al seleccionar a tus nuevos colaboradores, o la permanencia de los actuales, toma en cuenta la actitud con la que se aproximan a las cosas. ¿Son flexibles? ¿Ven las cosas desde un punto positivo? ¿Son pacientes? ¿Tienen prisa por lograr las cosas? O, al contrario, ¿son negativos, encuentran más problemas que soluciones y no saben trabajar en equipo?

La “positividad” o la actitud frente al trabajo es algo que uno como líder debe trabajar, pero también procurar en su propio equipo.

La comunicación es un proceso constante

No hay comunicación perfecta. Como seres humanos, contamos con varias capas, con bagajes distintos, formas de ser y de abordar las cosas que pueden ser hasta contrarias a las de los otros. Por eso mismo, la correcta comunicación entre equipos de trabajo es algo que nunca debemos dar por sentado ni dejar de mejorar.

Hay que tomarnos el tiempo para comunicar correctamente lo que queremos de cada persona, y ojo, también hacernos tiempo para escuchar y ponernos en los zapatos del otro, para saber si nos dimos a entender y lo que dijimos fue claro para esa persona.

Registra tus logros y aprendizajes

Lleva un “diario de líder”, escribe en él las cosas que has aprendido con cada proyecto o ejercicio en compañía de tu equipo, todo lo que vas detectando que podrías mejorar y cómo vas a hacerlo. Llevar un diario de logros y aprendizajes ayudará a que estos se realicen más rápidamente y los tengas siempre presentes para momentos en los que lo necesites.

Aprende a delegar mejor

Una de las habilidades más complicadas para un líder es aprender a delegar cada vez mejor. No solo se trata de decirle a otros qué hacer y no hacerlo nosotros; sino seleccionar a la persona correcta para la tarea, explicar bien tanto la estrategia como el resultado deseado, dar seguimiento al colaborador, asesorar en las actividades, recibir, evaluar y reconocer al final del proceso. Delegar correctamente es un largo camino que siempre tendrá espacio para mejoras, ¿no lo crees?

No dejes de capacitarte

Tanto para uno mismo, como para predicar con el ejemplo, el seguir aprendiendo, aspectos técnicos como otras habilidades que demanda tu posición, es imperativo para un líder.

Hoy por hoy, la velocidad en la que cambian los procesos, estrategias y hasta objetivos de una empresa, hace fundamental que los equipos de trabajo agreguen valor a la empresa con su conocimiento para crear un diferenciador en su mercado.

Crece tu productividad

Asumir toda la responsabilidad que implica un rol de liderazgo, requiere de una administración personal y del día a día muy efectiva. Al organizar mejor tus procesos personales, llevar una agenda, hacer juntas efectivas, dividir tu día para que rinda el tiempo mejor y utilizar correctamente las herramientas tecnológicas, tu productividad se va elevando. Y así como la comunicación, la micro-administración es cambiante y siempre perfectible.

Encuentra un mentor

Tal vez para muchos de tu equipo tú seas la persona a la que se acercan para pedir consejo o guía acerca de algún proyecto o tema laboral, pero ¿tú a quien te acercas?

Busca dentro o fuera de tu empresa a una persona que admires profesionalmente y que creas puede ayudarte a solucionar complicaciones en proyectos, que te aconseje, instruya y brinde información que te será útil para tu desarrollo. Puede ser pagando una asesoría especializada o acercándote con algún colega conocido e intercambiando una hora de su tiempo por un café o algo similar.

Ser líder es tener la oportunidad de inspirar y motivar a otros para que logren un objetivo en común mientras desarrollan sus objetivos personales y se encamina al éxito ¡Sigue creciendo como líder y nunca dejes de aprender!

Comentarios