Armstrong
Buscar

Lo que SÍ debes hacer en tu proceso de onboarding

Compartir

Jazmin Azcoitia

7 de julio de 2021

¿Te sirvió?
No

Un programa de onboarding mal ejecutado, puede traer grandes pérdidas. Si el nuevo colaborador no se siente a gusto con el acompañamiento que se le dio al comienzo de su trayectoria en la organización, o no fue clara y completa la información de la empresa o del puesto que asumirá, puede sentirse desmotivado o confundido, afectando así su compromiso y desempeño; de ahí la importancia de planear y llevar a cabo adecuadamente un proceso de incorporación.

El costo de no realizar un buen onboarding

¿Sabías que… el costo de sustituir a un colaborador representa el 35% de su salario anual y el promedio de su reemplazo es de 52 días?

Según un estudio, el 17% de los profesionales abandonan sus trabajos durante los primeros treses meses si no se sienten integrados.

Así que, si después de los primeros días el nuevo colaborador decide irse, el proceso de selección y el costo por contratación representaría una pérdida de dinero y tiempo para la organización.

Para no caer en estos costos adicionales es necesario crear y definir con tiempo un proceso de incorporación para las nuevas contrataciones.

Que sí hacer durante un proceso de onboarding

Este proceso tiene aproximadamente una duración de 90 días, tiempo en el que el nuevo colaborador podrá desarrollar comportamientos clave para su nuevo puesto. En este lapso de tiempo debe adquirir una base de conocimientos sólidos que le ayude a ser más productivo a largo plazo.

Así que, si quieres lograr un proceso de onboarding efectivo, debes considerar hacer lo siguiente:

  • Brindar información clara

La claridad de la definición de sus funciones es clave y fundamental. Debes asegurarte que tenga total conocimiento sobre cuál es su rol dentro de la organización y cuáles son sus responsabilidades, pues de esta manera no se frustrará por no cumplir con las expectativas que se tienen de él.

  • Incluir a las demás áreas de tu organización

Una organización no sólo está conformada por los colaboradores del equipo de Recursos Humanos, existen otras áreas que la conforman. Así que debes buscar que todos se involucren, pues todos pueden ayudar a que el nuevo colaborador se sienta parte del equipo.

  • Dar y recibir retroalimentación

Como cualquier otro proceso que se realiza dentro de Recursos Humanos o proceso de aprendizaje, debes asegurarte de llevar a cabo un feedback constante. Este te permitirá mejorar y disminuir el efecto de la curva de aprendizaje y a su vez, conocer qué está faltando para que tu proceso sea efectivo, pues al escuchar su opinión podrás brindar mejores herramientas para futuros colaboradores y así impulsar el compromiso y desempeño de tu actual nuevo colaborador.

  • Dar seguimiento

Aunque el colaborador se adapte perfectamente y cuente con todas las habilidades requeridas para el puesto, es necesario dar seguimiento al conocimiento que ha adquirido sobre la cultura de la organización y, asimismo, de su integración con el equipo. Realizar encuestas de seguimiento te permite ver tanto lo positivo como lo negativo de tu proceso y podrás obtener un panorama desde el primer contacto que se tuvo con el candidato, hasta su selección y vinculación con la organización.

  • Automatizar el proceso

El proceso de onboarding debe cumplir con algunas metas del nuevo colaborador en determinados tiempos, por ejemplo, a los 30, 60 y 90 días, es ahí que, si deseas ahorrar tiempo y costos para incrementar la satisfacción y mejorar la retención del talento en tu organización, automatizar tu proceso será clave.

Con Armstrong® puedes ejecutar un plan de incorporación exitoso, que te permita conocer la satisfacción y avance de tus nuevos colaboradores ¡contáctanos!

¿Te sirvió?
No