Desarrollo de líderes

Desarrollo de líderes

Los líderes son clave dentro de las organizaciones, ya que facilitan u obstaculizan el cambio, en consecuencia, es relevante encontrar mecanismos que desarrollen sus talentos y potencien sus áreas de oportunidad. Construir una cultura de evaluación y retroalimentación continua es un reto de todas las organizaciones puesto que, sólo de ese modo, se encamina el desarrollo de competencias como el pensamiento crítico, autocrítica, competitividad, resiliencia y motivación sostenible en el tiempo por hacer las cosas cada vez mejor.

Cuando un líder posee un alto nivel de autoconocimiento, utiliza con facilidad sus fortalezas, poniéndolas al servicio del alcance de los objetivos de negocio, al mismo tiempo que reconoce sus debilidades y trabaja en ellas para superarlas. Dicha conducta resulta como ejemplo para todos los miembros de la empresa, moldea e inspira hacia una cultura de esfuerzo que sólo puede traer como resultado una organización competitiva, productiva e incentivada.

Los líderes pueden ser formales o informales.

Los formales son quienes ocupan puestos de jerarquía definidos en el organigrama de la empresa, mientras que los informales son agentes de cambio por tener una influencia entre los miembros de un grupo, área o departamento determinado. Ambos tipos de líder pueden permear una influencia positiva o negativa sobre los colaboradores, por lo tanto, conocer a fondo su personalidad, modo de actuar, canales de comunicación y hacia dónde canalizan sus esfuerzos resulta valioso.

Identificarlos y evaluarlos periódicamente es uno de los procesos que deben formar parte del sistema de gestión del capital humano. Los resultados de esa evaluación periódica podrán derivar en la creación de planes de desarrollo individual, detección de necesidades de capacitación, planes de sucesión, programas de coaching y/o mentorías. Es así que, mientras como organización obtienes una “fotografía” de tus líderes ellos se fidelizan con tu empresa al sentirse reconocidos, capacitados y con proyección futura en el sistema de la organización.

En el mercado existe una gama de herramientas útiles y poderosas para evaluar el liderazgo y otorgar retroalimentación propositiva. Los más reconocidos y utilizados en las grandes corporaciones son:

  • Hogan ®
  • Myers Brigs (MBTI)
  • 098Diagnóstico de Efectividad Gerencial (DEG)
  • Evaluaciones multiperceptuales

Las tres primeras nos proveen de aspectos de la personalidad y cómo éstos contribuyen en el estilo de liderazgo de cada evaluado(a), mientras que, las evaluaciones multiperceptuales nos indican, desde diferentes perspectivas (jefe, colaborador, par, clientes, autoevaluación), el desempeño del evaluado con respecto a las competencias requeridas en el puesto que ocupe. Todas estas herramientas otorgan información de valor tanto para la organización como para el evaluado que, además es utilizada en procesos de retroalimentación que tienen como objetivo, el desarrollo no sólo profesional sino personal y humano.

Algunos de los elementos más valorados en el mercado laboral y que, además son causal de permanencia, compromiso y fidelidad por parte de un colaborador hacia la organización son justamente, un buen liderazgo y las oportunidades de desarrollo que se ofrezcan. Para evaluar el liderazgo no siempre es suficiente utilizar lo más conocido o lo menos costoso, es necesario invertir en el personal clave porque de ellos depende, en gran medida, el retorno de inversión del negocio.

Comentarios

LiveZilla Live Chat Software