Armstrong
Buscar

¿Por qué fracasan los emprendedores?

Armstrong
Compartir

Armstrong

18 de enero de 2018

¿Te sirvió?
No

Quienes emprenden por primera vez en un negocio, muchas veces se topan con la realidad de no saber cómo manejarlo. Cada negocio es distinto y por lo mismo, uno de los más grandes retos es comenzar un proyecto mientras aprendes sobre la marcha cómo administrarlo.

Emprender no es tarea fácil, se requiere de muchos conocimientos, investigación, inversión de tiempo y monetaria, y en especial, se requiere de la actitud correcta para levantar un proyecto desde cero y mantenerlo arriba.

Todos los negocios tienen las mismas oportunidades de fracasar como de tener éxito, pero existen algunos factores que en definitiva hacen que un negocio no aguante las presiones del mercado y cierre. ¿Por qué fracasan los emprendedores y sus negocios? Aquí hay algunas razones a tomar en cuenta.
No escribir un plan de negocios.

Es cierto que no todo es planeación, pero nunca hay que subestimar el poder que tiene el poner en papel el plan general de negocios de una empresa. Algunos dicen que elaborar un plan de negocios no vale la pena, pero lo cierto es que el solo ejercicio de sentarse y disciplinarse a escribir, es la mejor forma de entender cómo transformar una idea en negocio.

Tener un modelo sin ingresos.

Para que nuestra idea se convierta en un negocio rentable, es fundamental tener claramente identificado, analizado y calculado de qué forma nuestros productos y servicios generarán ingresos, así como hacer los análisis financieros necesarios para calcular los riesgos y definir la mejor forma de llevar nuestro proyecto bajo un balance financiero estable.

No tener los colaboradores adecuados.

En ocasiones, al comenzar un negocio, a quienes sumamos como colaboradores son amigos, familiares o conocidos. Aunque una empresa vaya iniciando, es fundamental desde ese momento prestar atención en los recursos humanos, por ello no debemos basar nuestras decisiones en ahorrar dinero o elegir a alguien solo porque nos cae bien, nos lo recomendaron o “no sabemos decirle que no”.

Dale la seriedad y el profesionalismo que merece a tu proceso de reclutamiento y selección (aquí poner el link a nuestra sección de productos Armstrong Web). El que tu idea de negocio se convierta en una empresa sólida dependerá del equipo de trabajo que construyas.

Darse por vencido rápidamente.

Una de las causas principales del fracaso: el emprendedor o líder de proyecto se cansa, pierde el empuje y tira la toalla antes de tiempo. Como emprendedor hay que contar con una paciencia incomparable y alta tolerancia a la frustración. No se trata de ser necio con una idea, sino de no darse por vencido hasta haber agotado todas y cada una de las opciones para lograr lo deseado.

Querer empezar en grande y crecer rápidamente.

Querer empezar con un negocio a gran escala, siendo este el primer negocio que se emprende, puede no ser muy buena idea. Así mismo, la idea de que una vez que inicie el negocio seremos capaces de crecer rápidamente también puede ser errónea.

Buscar crecer rápidamente y comenzar en grande, hará que las metas a lograr mes con mes sean muy difíciles de alcanzar y la frustración comience a crecer. Por otro lado, entre más grande se comience, mayor será la inversión y mayor también el nivel de estrés que se maneja debido al riesgo. El primer negocio de cualquier emprendedor debe ser un espacio en el cual sea seguro aprender, cometer uno que otro error y evolucionar paso a paso.

Querer hacer todo solo.

En definitiva, un negocio sano no puede valerse de una sola persona. Una empresa se construye con base en un equipo sólido, complementario y multidisciplinario. Tal vez el equipo no sea parte como tal de la empresa, pero los proveedores y aliados estratégicos cuentan como apoyo.

Estas son solo algunas de las razones por las que los emprendedores fallan o desisten al iniciar un proyecto o empresa. ¡Aprendamos de los errores! La preparación y planeación es la mejor herramienta para comenzar algo nuevo, ¡a comenzar!

¿Te sirvió?
No